LOS MENISCOS DE LA RODILLA

 AUTOR: FERNANDO CHEHADE H.

PROFESOR DESARROLLO MOTOR INAF

INDICE

1.- ANATOMIA
2.- FUNCION
3.- MECANICA ARTICULAR
4.- LESIONES: RUPTURAS DE LOS MENISCOS

A)    MECANISMOS DE PRODUCCIÓN

B)    FACTORES LOCALES QUE PREDISPONEN A DICHAS LESIONES

C)    SÍNTOMAS

5.- CONCLUSIÓN


1.- ANATOMIA

Denominados también fibrocartílagos interarticulares, ligamentos falciformes o semilunares, son unos tabiques de naturaleza fibrocartilaginosa que se colocan de plano entre los cóndilos femorales y las cavidades glenoideas de la tibia.

En número de 2, interno y externo, como tienen forma semilunar cubren las partes periféricas de las cavidades glenoideas. El interno tiene forma  semilunar o C, mientras que el externo parece una O incompleta, por lo que si miramos la rodilla derecha por su cara superior, recuerda la fórmula del óxido de carbono CO y como medio nemotécnico: OeCi (Fig. 1)

En cortes perpendiculares a su eje son triangulares con una cara superior suave y cóncava para los cóndilos, una inferior casi plana, suave y lisa para la tibia, y otra externa en la que se fija la cápsula articular (más el interno).

El borde periférico adherido de cada menisco es grueso y convexo, el borde libre es fino y cóncavo. La zona periférica  gruesa esta vascularizada por asas capilares provenientes de la cápsula fibrosa y de la membrana sinovial, mientras que la región interna es avascular.

Aunque están colocados sobre la tibia, no se adhieren a la misma más que por los extremos de sus arcos o cuernos, por lo que podrán deslizarse sobre ella: en la extensión adelante y en la flexión atrás, por lo que pueden ser pellizcados por el cóndilo que los tritura o arranca como veremos más adelante. El menisco interno se inserta   adelante en el borde anterior de la tuberosidad tibial y el externo en la superficie pre espinal. Por atrás ambos meniscos se insertan en la superficie retroespinal. Por adelante los cuernos anteriores de los meniscos están unidos por el ligamento yugal o transverso, que es un delgado fascículo de fibras transversales.

A modo de relación diremos que entre las inserciones anteriores de los 2 meniscos se inserta el ligamento cruzado anterior, y por atrás, como ambos se insertan en la superficie retroespinal, el externo lo hace por delante del interno.


2.- FUNCION

a)      Concordancia: las superficies articulares femoral y tibial no concuerdan perfectamente ya que las cavidades glenoideas de la tibia presentan una concavidad poco marcada, la cual no se adapta bien a la convexidad mucho más pronunciada de los cóndilos femorales, por lo que los meniscos elevan bordes y aumentan profundidad.

b)      Amortiguación: forman como una almohadilla elástica colocada por debajo de los cóndilos femorales, capaces de adaptarse y transmitir uniformemente a la tibia las presiones que recibe, sobre todo en la posición de hiperextensión de la rodilla.

c)      Estabilidad: estabiliza los movimientos articulares mediante el relleno del espacio muerto que existe entre los cóndilos y los platillos tibiales, adaptándose sin cesar a la forma de este espacio que varía según las posiciones de la extensión de la rodilla, así como los giros por rotaciones. Se comprenderá que en la supresión operatoria no dificulta mucho el juego de la articulación, el espacio que queda vacío es ocupado por líquido sinovial.

d)      Lubricación: efectúan una distribución eficaz de la sinovia repartiéndola uniformemente.

e)      Interactúan con el cartílago articular dándole protección y ayudándole a su nutrición.

 

3.- MECANICA ARTICULAR

Normalmente los movimientos de la rodilla son 2: flexión y extensión. A esto hay que añadir cuando la rodilla empieza los 40 grados de flexión, una ligera rotación interna y externa. En cada uno de estos movimientos los meniscos se comportan de manera diferente: en la flexión se desplazan atrás, más el externo (a veces 1 cm.) por lo que el cóndilo femoral de ese lado rueda más atrás. En la extensión los meniscos se desplazan hacia delante. En la rotación interna el menisco externo se desplaza más de 1 cm adelante, mientras el interno se desplaza atrás en menor extensión. En la rotación externa ocurre lo contrario.


4.- LESIONES. RUPTURAS DE LOS MENISCOS

Concepto: son accidentes como consecuencia de un traumatismo directo y más corrientemente indirecto. Se caracteriza por derrame articular (seroso), bloqueo y limitación funcional. Se dan con mucha frecuencia en los jugadores de fútbol, pero no quiere decir que sea privativa de esta especialidad deportiva, sino que en otros aparecen con relativa frecuencia. Se clasifican en 2 tipos:

·        Traumáticas: resultado de una lesión, generalmente torsión de la rodilla.

·        Degenerativas: resultado del desgaste de la rodilla.

Mecanismo de producción:

·        Se lesionan (ruptura o pellizco) cuando se gira o se da un medio giro sobre si mismo y el pie de apoyo queda clavado en el suelo, por lo que la pierna no puede seguir la rotación violenta del fémur.

·        Se pueden producir después de un salto técnicamente mal realizado en que el cuerpo cae sobre la pierna en rotación y  caída brusca al suelo. Es lo que se conoce como esguince de rodilla. El menisco interno como es más fijo se rompe más fácilmente.

Factores locales que predisponen a dichas lesiones:

·        Laxitud articular: aumento de la movilidad normal de la rodilla por insuficiencia de los ligamentos de la misma o por causa congénita.

·        Insuficiencia del cuadriceps: después de todo trauma articular se presenta una disminución de su volumen (atrofia) y por consiguiente, de su potencia, por lo que al someter a la rodilla a un esfuerzo que normalmente es bien soportado experimenta sobrecarga.

·        Alteraciones de los ejes de los miembros inferiores: destacan el genu valgo (piernas en X) y el genu varo (piernas en O).

Los tipos de rupturas meniscales pueden ser tanto longitudinales como transversales, o simplemente desinserción meniscal, menos frecuente, y en la que el menisco queda separado de la cápsula. 

Síntomas:

·        Dolor: más o menos intenso, difuso por toda la rodilla o localizado en el lado lesionado.

·        Limitación funcional: debido al dolor que provoca la movilidad y que desaparece según va cediendo el dolor.

·        Derrame: de preferencia seroso puesto que la lesión recae sobre zonas de vascularización escasa, y por consiguiente no produce hemartrosis. Es de formación lenta, entre 6 y 12 horas, y como consecuencia del mismo  la rodilla se presenta hinchada.

·        Sensación de que la rodilla se traba.

·        Inflamación.

5.- CONCLUSION

Los meniscos suponen una necesidad funcional porque se forman de nuevo tras la escisión siempre que se haya extirpado totalmente su anchura, pues su regeneración solo se produce a partir del tejido vascular fibroaerolar que rodea su superficie periférica. Tras la completa escisión y antes de su nueva formación, la rodilla es utilizable activamente sin mostrar signo alguno de inestabilidad, pero si esta sujeta a ejercicio activo y violento continuamente, la historia clínica posterior indica que los meniscos muestran lesión permanente lo que se ha atribuido a una deficiente lubricación en su regeneración.